El Gobernador Provincial, David Morales, sostuvo el pasado jueves 22 de septiembre, una audiencia con el párroco Manuel Figueroa de la Parroquia Santo Domingo, quien en la ocasión, dio a conocer los problemas en materia de seguridad que están afectando a los vecinos del sector de Lonquén.

Por ello, la máxima autoridad provincial, se comprometió a realizar una reunión con todos los actores involucrados, la cual se llevó a cabo el martes 27 en el salón parroquial, y que contó con la presencia del Mayor Aldo Astudillo de la 23° Comisaria de Talagante, el Subprefecto de la PDI de Talagante Sergio Torres, Litsy López coordinadora del Centro de Atención a víctimas, dependiente de la Subsecretaría de Prevención del Delito y el equipo de la Gobernación Provincial.

En la instancia, los vecinos dieron a conocer el aumento de robos y hurtos en lugares habitados e instituciones, además de problemas con el alumbrado público que involucran a la empresa CGE, otros conflictos relacionados a vialidad (el exceso de velocidad) los cuales afectan a los habitantes del sector, además de solicitar un retén móvil de Carabineros, en diferentes puntos de Lonquén.

Por parte de las Policías, se comprometieron a dar ejecución a lo solicitado, estableciendo la instalación de dicho retén. Además de aumentar las rondas policías y vigilancia en el sector.

“Como ya he señalado anteriormente, es de gran importante para nosotros como Gobierno, la seguridad de los vecinos.

Hemos iniciado un trabajo entre los vecinos de Lonquén, para ir mejorando los diferentes problemas que las afectan. Instalaremos un retén móvil, realizaremos  visitas inefectivas junto con vialidad para revisar los lomos de toro y la alta velocidad que transitan los vehículos por el sector.

Finalmente, retomar las conversaciones con la empresa CGE, sobre los lineamientos que ya hemos ejercido, junto a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles”. Señaló el Gobernador David Morales.