Se cumplieron todas las predicciones. La elección presidencial peruana en segunda vuelta quedó sin un ganador claro en las siguientes 24 horas de los comicios, dado el estrecho resultado entre Pedro Castillo, líder del partido Perú Libre (izquierda), y Keiko Fujimori, de Fuerza Popular (derecha).


Al cierre de esta edición, con el 94,769% de las actas procesadas y el 93,308% de las contabilizadas, Castillo obtenía 50,156%, y Keiko Fujimori un 49,844%.

La distancia a favor del candidato de Perú Libre, es de 0,312 puntos porcentuales y 83.000 votos aproximadamente


¿Puede la hija del ex presidente Alberto Fujimori dar vuelta el resultado? Según los analistas peruanos, Keiko cifra sus esperanzas en los votos del extranjero que recién comenzarán a contabilizarse entre mañana y el miércoles.


Pero Castillo confía también en que su ventaja se ampliará cuando lleguen las actas de los pueblos rurales del sur peruano, donde su popularidad es indiscutible.


Sea cual sea el resultado definitivo, lo concreto es que el nuevo Presidente, o Presidenta, tendrá que gobernar un país dividido por la mitad, obligándolo (la) a negociar con la oposición para enfrentar la profunda crisis económica y social producto de la pandemia del covid 19.


Con 180.000 muertos, Perú ostenta el triste record de ser el primer país del mundo con mayor número de fallecidos en relación a su población.

Mientras se aguardan los resultados definitivos, los peruanos se preguntan qué acuerdos se pueden lograr para que el país sea gobernable y salga del hoyo en que se encuentra.