Resultan curiosos los movimientos oscilantes en la política internacional. Es verdad también, que al analizar la realidad uno tiende a simplificarla, los ejemplos en ocasiones parecen extremos, y la realidad es mucho mas compleja. Pero de todos modos, EE. UU, cuna de capitalismo y símbolo de la economía de libre mercado, cada vez que enfrenta una crisis económica profunda, implemente política Keynesianas donde el Estado juega un rol fundamental en la reactivación de la economía. Suele escucharse la frase:  medidas extraordinarias para momentos extraordinarios. Pero que reflejan muy bien las dos almas norteamericanas que están en continuo conflicto.

El presidente Biden anunció en el Congreso un paquete de medidas nunca antes vistas:

  • Aumento del salario mínimo. “Aumentar el salario mínimo a 15 dólares por hora, ya que nadie que trabaje 40 hrs. a la semana puede estar bajo la línea de la pobreza”.
  • Impuestos a las corporaciones. “Vamos a reformar los impuestos corporativos para que paguen su parte justa y ayuden a pagar las inversiones públicas de las que también se beneficiarán sus empresas”,.

    “Solo vamos a afectar a tres décimas del 1 por ciento de todos los estadounidenses con esa acción. Tres décimas del 1 por ciento”,

    Un estudio reciente muestra que 55 de las corporaciones más grandes del país pagaron cero impuestos federales el año pasado. Esas 55 corporaciones obtuvieron más de $40 mil millones en ganancias. “Muchas empresas también evaden impuestos a través de paraísos fiscales en Suiza, Bermudas y las Islas Caimán. Y se benefician de las lagunas fiscales y las deducciones por deslocalizar trabajos y trasladar las ganancias al extranjero. No está bien”.

El gran recorte de impuestos de 2017 se suponía que se pagaría solo, así fue como se vendió y generaría un gran crecimiento económico. En cambio, agregó $2 billones al déficit. Fue una gran ganancia inesperada para las empresas estadounidenses y para los que están en la cima”.

Brechas salariales. “La brecha salarial entre los directores ejecutivos y sus trabajadores se encuentra ahora entre las más grandes de la historia. Según un estudio, los directores ejecutivos ganan 320 veces lo que gana el trabajador promedio de su empresa. Antes solía estar en menos de cien”.

“La pandemia solo ha empeorado las cosas. Veinte millones de estadounidenses perdieron su trabajo en la pandemia: estadounidenses de clase media y trabajadora”.

“Aproximadamente 650 multimillonarios en Estados Unidos vieron aumentar su patrimonio neto en más de $1 billón, en el mismo período exacto”.

“La economía de goteo hacia abajo nunca ha funcionado y es hora de hacer crecer la economía desde abajo y desde el centro hacia afuera”.

Al mismo tiempo, Europa cuna del Estado de Bienestar y de políticas de fuerte contenido social, en los momentos de crisis, en ocasiones, aparece su otra alma, la de derecha. Eso lo podemos ver sobretodo, desde comienzos del siglo XX, luego de la Primera Guerra Mundial, cuando en ese continente nace el nazismo y el fascismo.

Hoy, cuando en medio de la pandemia la derecha arrasa en las elecciones municipales en España. Es verdad también, que este es un fenómeno local, en Madrid suele ganar esta tendencia, de acuerdo a información recogida en la prensa… “El derechista Partido Popular (PP), y su candidata, Isabel Díaz Ayuso, lograron este martes una victoria contundente en las elecciones autonómicas de Madrid al obtener más de 44 por ciento de los votos y sumar 65 escaños; 34 más que hace dos años.

Con estos resultados la derecha logra superar en solitario a todos los diputados de la izquierda. Si se suman los diputados del PP y de la extrema derecha de Vox, el bloque de derecha tendrá 78 legisladores, nueve más que la mayoría absoluta y hasta 20 escaños más de lo que reúnen el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Más Madrid y Unidas Podemos (UP).

Ante este fracaso el líder de UP, Pablo Iglesias, anunció que se retira de la política. Tras ser el candidato de su sector a gobernar Madrid, luego de renunciar a la vicepresidencia del gobierno español, Iglesias quedó en el último lugar de las preferencias del electorado.

El buen ejemplo de Iglesias podría ser copiado por estos lares, donde los mensajes que los ciudadanos entregan a través de las votaciones rara vez son escuchados y, después de las elecciones, mágicamente todos resultan vencedores.

Es importante destacar la casi desaparición de Ciudadanos, lo que configura un cierto recrudecimiento de las posturas mas conservadoras, y la fragmentación de la izquierda que conforman un cuadro que hacia predecible la derrota, no así su magnitud.

Con EE. UU girado hacia posturas más progresistas y parte de Europa moviéndose a políticas más conservadoras, América Latina cruje buscando un nuevo pacto social, ejemplos de ello pueden ser Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y también nuestro país. En Chile estamos ad-portas de elegir constituyentes y hoy, en plena pandemia, se sigue debatiendo si la ayuda estatal debe ser universal o focalizada. Seguimos sentados sobre un barretín lleno de pólvora, esperando ver cuando vuelve a reventar.