El Gobierno insiste en que llevará el proyecto de tercer retiro del 10% de los dineros que administran las AFP al Tribunal Constitucional (TC). “Como ya hay un fallo que dice que esa vía es inconstitucional, nosotros hemos ratificado que cumpliremos nuestra obligación“, dijo el vocero de Gobierno Jaime Bellolio. Y, en La Moneda advierten que será “lo antes posible”. El problema es que el escenario se complica día a día.

A diferencia de lo que ocurrió con el segundo retiro, en esta oportunidad el Gobierno no ha presentado un proyecto alternativo y solo se ha escudado en la batería de ayudas económicas que fueron aprobadas esta semana. Medidas que resultan insuficientes para la oposición, para parte de Chile Vamos y, sobretodo, para la ciudadanía.

En paralelo, las elecciones se aproximan y, mientras de una parte RN volvió a presionar para que el ejecutivo no recurra al TC, la UDI presiona para que el ejecutivo acuda lo antes posible; y en Evópoli, los más duros del conglomerado en este punto, comenzaron a abrirse y piden al Gobierno que agregue indicaciones a la iniciativa. Varios temen que un fracaso del proyecto se le cobre en las urnas a los candidatos del pacto “Chile Vamos”.

Un nuevo retiro del 10% de los fondos previsionales es sumamente popular. Una encuesta de Ipsos de mitad del mes pasado reveló que el 76% de los chilenos estaba a favor y que esta postura estaba respaldada por la oposición y una parte importante del oficialismo.

“Si recurrimos como Gobierno al TC, va a perjudicar a todos nuestros candidatos a lo largo de Chile, porque es un tema muy sentido por toda la población que incluso va más allá de los colores políticos. Al igual que ocurrió en el Plebiscito con el Apruebo, hay mucha gente que está a favor de este retiro. Sería un error que, esperamos, nuestro Gobierno pueda rectificar y no acuda al TC”, señaló a “En pauta” el presidente del PRI, Rodrigo Caramori. 

En el Gobierno aseguran que esta vez “no hay división, sólo una diferencia entre los parlamentarios y el Gobierno”, porque son “los mismos de siempre” los que están apoyando la iniciativa. La estrategia para alinear al bloque será una de las tareas del trío Rodrigo Cerda, Juan José Ossa e incluso del nuevo ministro del trabajo, Patricio Melero.

El problema del gobierno es mayor, por una parte, puede ganar, lo que generaría una división en su bloque; además, los resultados en las elecciones se pueden ver gravemente afectadas para su sector. Esta situación lleva a Mario Desbordes a preguntarse”No estamos 100% seguro que (el Gobierno) gane y si pierde el papelón es mayúsculo. Pero si gana, ¿quién gana? Lo importante es la gente que necesita le llegue la plata”, señaló.

Lo que sería un perder o perder, y que pide en concreto Renovación Nacional, es que el ejecutivo patrocine este tercer proyecto. “Los chilenos no pueden esperar más. En Renovación Nacional sabemos eso”, señaló también Desbordes. La oposición por su parte, espera sacar el proyecto adelante y realizó indicaciones para que el TC no pudiese declararlo inconstitucional. Sí preocupa el aumento en las encuestas y visibilidad que adquiere la diputada Pamelas Jiles, pero las elecciones están muy próximas y en los pasillos de los partidos se escucha fuertemente, si no es el tercer retiro, ¿qué es? La situación económica de los chilenos no da para más…