·      Los seis principales gremios del sector unieron fuerzas para generar un sistema de Trazabilidad de la Madera desde el bosque hasta su destino final, que busca promover el consumo de madera de origen conocido y confiable.

·       A la fecha, ya han adherido al Sistema “Buena Madera, confiable desde su origen”, 65 empresas pymes, medianas y grandes, que en conjunto representan el 70% de la madera que se comercializa anualmente en el país.

Los principales gremios de la industria forestal y de la madera presentaron a la comunidad, la campaña denominada “Buena Madera, confiable desde su origen”, que busca que los consumidores compren madera legal y de origen conocido, a través de un sistema de trazabilidad que permitirá conocer el origen de la madera que se está adquiriendo, ya sea troncos o madera procesada para su venta en retail, abastecimiento de plantas industriales, obras de construcción, consumo hogareño o reparaciones y mejoramientos de vivienda.

Mediante el sistema implementado se podrá conocer el origen, características, recorrido y destino de la madera que se extrae de un bosque, con el fin de ayudar a reducir el robo y tráfico ilegal de madera, fenómeno creciente en Chile y que anualmente deja pérdidas por más de 70 millones de dólares y que se ha intensificado en los últimos años.

Esta acción busca, principalmente, proteger a los trabajadores y especialmente a pequeños y medianos propietarios de bosques y pymes madereras.

La iniciativa fue presentada por los seis principales gremios del sector: la Asociación Chilena de Biomasa, Achbiom; la Asociación Gremial de Pequeños y Medianos Industriales de la Madera, Pymemad; la Asociación de Contratistas Forestales, Acoforag; el Colegio de Ingenieros Forestales de Chile, Cifag, la Asociación de Propietarios de Bosque Nativo, Aprobosque; y la Corporación Chilena de la Madera, Corma, quienes decidieron hacer un esfuerzo colaborativo para implementar un manual de buenas prácticas para quienes se dedican a la compra y producción de madera.

El presidente de Corma Biobío y Ñuble, Alejandro Casagrande, señaló que “esta iniciativa ha sido un trabajo intenso de 6 gremios del sector forestal y esto es una tremenda contribución para que los compradores de madera y productos renovables propios de la actividad,  tengan la certeza de lo que están obteniendo es madera confiable desde el origen, hasta el destino. Es una iniciativa voluntaria y transparente donde queremos sumar el mayor número de actores posibles, porque tiene una serie de ventajas y consecuencias positivas para la región y país”.

El gerente de la Asociación de Contratistas Forestales – Acoforag-, René Muñoz, dijo que “un tema muy importante en relación al protocolo de trazabilidad, es el impacto del robo de madera en la informalidad en el trabajo forestal. Hay personas que trabajan de manera informal en términos de que no tienen contrato, no existen imposiciones, si hay un accidente no tienen acceso a una mutualidad para que se puedan atender, por lo tanto, además de atacar el problema del robo de madera, vamos a atacar la informalidad en faenas que no son legales y que atentan contra la propiedad de las personas”.

Sobre la importancia que tiene proteger los bosques, el presidente de Pymemad, Michelle Esquerré, señaló que “con el Cambio Climático, se demuestra el valor y la importancia que tiene la madera en la construcción de viviendas que dan más habitabilidad, mayor confort, mejor durabilidad que muchos materiales, la huella de carbono es más baja y para ello se necesita cuidar el patrimonio forestal nacional, es uno de los sectores más diversos para el futuro de la economía”.

La presidenta regional del Colegio de Ingenieros Forestales de Chile – Cifag-, Mariela Barudy, dijo que “para nosotros es muy importante formar parte de esta iniciativa, que busca soluciones a situaciones que afectan a nuestras comunidades de vecinos y colegas. Como gremio nos corresponde velar por la aplicación de buenas prácticas en nuestro quehacer profesional, cuidando el medio ambiente, los bosques, pero por sobre todo la relación con los vecinos. Es por ello, que confiamos que este manual de Buenas Prácticas, será de gran ayuda para todos”.

Por su parte, el representante de la Asociación Chilena de Biomasa – Achbiom , Rodrigo O’Ryan, manifestó que “tenemos dos objetivos principales: primero visibilizar la biomasa como fuente de energía y por otro lado también regular este combustible. Esta iniciativa del sector privado nos ha unido para avanzar hacia todo lo que respecta a las buenas prácticas tanto comerciales como de sustentabilidad”. 

Escenario país

En Chile hay 23 mil propietarios de bosques productivos, 90 mil propietarios de bosque nativo y 19 mil empresas que operan en la actividad forestal, y que generan fuentes de trabajo para más de 300 mil personas.

A la fecha, ya han adherido al Sistema “Buena Madera, confiable desde su origen” un total de 65 empresas pymes, medianas y grandes, que en conjunto representan el 70% de la madera que se comercializa anualmente en el país y que incluye a la industria del retail (Sodimac). Para la implementación del sistema, también se ha contado con la colaboración de Conaf y del Servicio de Impuestos Internos, SII.

El gerente de maderas de Sodimac, Philippe Passicot, destacó que “estamos muy contentos de adherir a esta iniciativa, como parte de nuestro compromiso con la producción sustentable de la madera en el país y el cuidado del medioambiente, y esperamos que muchas otras empresas se sumen. Toda nuestra madera proviene de fuentes conocidas, controladas y sustentables. Tenemos además una especial preocupación de capacitar permanentemente a nuestros pequeños y medianos proveedores para asegurar una explotación sostenible de los bosques”.

Cómo opera el sistema de trazabilidad “Buena Madera, confiable desde su origen

Este sistema consta de seis etapas que toda empresa o persona debe cumplir al momento de comprar un bosque para cosechar.

Primera etapa:

Análisis predial: Todo comienza cuando una persona o una empresa quiere comprar o le ofrecen madera, para lo cual se requiere información confiable del origen o del predio. En esta etapa es clave contar con información predial (volumen, especie, edad, etc.) como requisito para perfeccionar la compra de la madera.

Segunda etapa:

Compra de Madera: Una vez materializada la compra de madera, se inicia el control de trazabilidad comenzando con el transporte, dejando registro e información de la operación de compra y venta realizada. Aquí se habilitan los proveedores, los transportistas, conductores, volúmenes, lugares específicos de carga y lugar específico del destino, entre otros. 

Tercera etapa:

Carga y Transporte: Una vez identificado el origen comienza la carga y transporte de la madera comprada. El ciclo de carga tiene una secuencia de fotografías, tiempos de carguío y georreferencia del lugar específico para realizar esta carga, incorporando mediciones que advertirán en qué condiciones está llegando la madera a destino.

Cuarta etapa:

Monitoreo: Aquí se agrega la información de cada origen, de la carga y transporte, y la disponibiliza al “destino” antes que el camión llegue, así se advierte y alerta de forma temprana si un camión no cumple con el protocolo o rompe la cadena de control descrita, documentando esta situación al comprador de la madera.

Quinta etapa:

Recepción y descarga: De acuerdo al monitoreo y alertas emitidas se podrá hacer o no la recepción de la madera y la descarga en el destino especificado.

Sexta etapa:

Cliente final: Debemos proveer información trazable para una compra responsable de los productos madereros.