El Presidente de la Comisión de Defensa, diputado Jorge Tarud (PPD), y el miembro de la Comisión de RR.EE, diputado José Manuel Edwards (RN), reaccionaron frente a las imágenes que dan cuenta de un puesto militar ubicado en territorio boliviano a 1,8 kilómetros del límite con Chile.

“Queremos señalar que respaldamos la respuesta contundente del Ministro de Defensa de Chile, pero también pensamos que las palabras se las lleva el viento. En consecuencia, lo que debe hacer hoy día  nuestro gobierno es pedir explicaciones por escrito, mediante una nota diplomática, a Bolivia”, afirmó el diputado Tarud.

El legislador señaló que “poner una base militar a casi un kilómetro y medio de la frontera es un acto de provocación, y en consecuencia la Corte de la Haya tiene que ser informada de esto. ¿Qué habría pasado si Chile hubiese instalado una base militar a un kilómetro y medio?, yo le puedes asegurar que el Presidente Morales ya habría ido al Consejo de Seguridad, señalando que Chile está haciendo un acto tremendamente provocativo y riesgoso”.

“Siempre Bolivia intenta presentar a nuestro país como un país agresivo, belicoso, y él de forma irresponsable, está llevando este tema al grado militar. Eso me parece extremadamente peligroso de parte del presidente Morales”, concluyó Jorge Tarud.

Por su parte, el diputado José Manuel Edwards indicó que “al parecer el señor Morales es como el personaje de Frank Underwood, porque es capaz de hacer cualquier cosa con tal de tapar los líos de falda que tiene en su país.  Esto es una cortina de humo para tapar los líos de falda que le están haciendo tanto problema en su país”.

“De lo contrario cómo explica que acusa a Chile de una Base, cuando él tiene una que inauguró personalmente el año 2006 diciendo que ningún país debía sentirse violentado por una base a menos de 2 kilómetros. Me parece insólito”, afirmó.

El parlamentario aseguró que “la Cancillería no puede ser reactiva, tiene que entregarnos y demostrarnos que desde el año 2006 a la fecha ha hecho algún reclamo formal, porque las palabras se las lleva el viento”.