Proyecto “Empaquetamiento, escalamiento y difusión de técnicas para optimizar la producción ovina de Magallanes”, se realizará con la colaboración técnica de INIA Kampenaike.

Hasta la estancia Luz Aurora, ubicada en la comuna de San Gregorio a 130 Kilómetros de Punta Arenas, del productor ovino, Jorge Cañón, beneficiario del proyecto Innova Corfo, donde INIA Kampenaike, participa como ente técnico colaborador, llegaron el seremi de Agricultura, Alfonso Roux, el director regional de Corfo, Marcelo Canobra, los profesionales de INIA a cargo del desarrollo técnico del proyecto, Raúl Lira, Camila Sandoval y el propio director regional de la institución, Francisco Sales; con el propósito de constatar en terreno el inicio de un ambicioso proyecto que busca aumentar la producción ovina de Magallanes, a través de incrementar la sobrevida de corderos de gestaciones melliceras en un 170%.

Para el director regional de Corfo, Marcelo Canobra, este es un proyecto que tiene componentes muy interesantes y un impacto productivo para el sector ovino de la Región. “En general las mayores mortalidades de ovejas se producen después de la parición, por lo que tenemos claro que es en este período que hay que cuidarlas de manera más intensiva y es a través de este proyecto, que esperamos que las tasas de parición aumenten de manera significativa”.

El director, agregó que es un proyecto apoyado a través de la línea de innova región de Corfo y que permite la adquisición de bienes de capital, financiar costos de operación y contratación de profesionales.  “Es un instrumento que cumple con la tarea de facilitar la incorporación de nuevas tecnologías a un sector, que, si bien es tradicional, en los últimos años está incorporando procesos y nuevas formas de trabajar para aumentar la productividad en concordancia con las líneas del Ministerio de Agricultura”.

Un estudio realizado por la Seremi de Agricultura e INIA Kampenaike sobre “Transferencia técnica para mejorar la productividad ovina en Magallanes”, indica que para Magallanes, se estima una mortalidad postnatal de un 20% para corderos de parto simple y hasta 50% de partos múltiples. Es decir, cada año mueren entre 300.000 y 500.000 corderos, lo cual se traduce en un bajo porcentaje de destete (76% de promedio regional) y una baja tasa de extracción, manifestó el Seremi de Agricultura, Alfonso Roux.

“De ahí la pertinencia de esta iniciativa. De esta forma se evaluará si bajo techo se mejoran los índices de sobrevivencia lo que permitirá mostrar cómo abordar y con qué inversión es posible dar solución al problema para aumentar la productividad y competitividad del sector”, dijo la autoridad.

La producción ovina de Magallanes está en niveles productivos muy por debajo de su potencial. De hecho, en la estancia Luz Aurora se ha logrado destetar en manejo a campo extensivo valores de entre 92 y 145% de corderos de ovejas diagnosticadas de preñez doble, lo que es muy errático en el tiempo, por lo que, con el manejo propuesto por INIA, se proyecta obtener valores de 170 – 175%, con mayor estabilidad productiva, de corderos al destete.

En términos más simples explicó Raúl Lira, lo que queremos lograr con este proyecto es que “por cada 100 ovejas melliceras, el potencial de parición es de 200 corderos y de éstos, con la intervención y el manejo intensivo, se espera llegar a la etapa del destete con, 170 corderos”, especificó el investigador de INIA Kampenaike a cargo del proyecto.

En qué consiste el proyecto

Si bien la empresa postulante hasta el momento, aplica parte de las técnicas propuestas por los profesionales de INIA Kampenaike, aún falta evaluar la intervención y manejo intensivo de los partos de vientres de gestación múltiple para empaquetar y difundir el conjunto de medidas y así aumentar la producción de carne ovina exportable de Magallanes.

En este contexto, lo primero que se hará es clasificar y separar las ovejas preñadas melliceras, para, en una primera etapa, mejorar y suplementar su alimentación. Esto se logra, ecografiando a las hembras del rebaño, tarea que está a cargo del Dr. médico veterinario, Francisco Sales; mientras que el monitoreo de las pariciones será responsabilidad de la Dra. médico veterinario, Camila Sandoval.

Se estima que las ovejas empiecen a parir desde el 28 de septiembre, “En este minuto estamos haciendo las ecografías, lo cual es sumamente crucial para el proyecto que, se enfoca en salvar más corderos al parto, entonces esto nos permite identificar a las ovejas melliceras, que son las que tienen mayor riesgo de perder corderos al nacimiento por el síndrome de hipotermia e inanición. De esta manera con las pariciones a galpón, podremos estar preparados para solucionar estos problemas en los corderos, asintiéndolos a tiempo para lograr que sobrevivan las primeras 72 horas de vida, que son las más críticas y así lograr un verdadero impacto llegando con un porcentaje superior de cordero al destete”, señaló Camila Sandoval.