Con la presencia del Jefe de Gabinete de la Gobernación Provincial de Talagante, Juan Pablo Gómez, la Directora Provincial de Educación, Pamela Esperguen, el Alcalde de Talagante, Carlos Álvarez el concejal, Francisco Guajardo, los docentes que impartieron las clases de enseñanza básica y los  27 alumnos que recibieron su certificaciones: 10 de Isla de Maipo, 9 de Peñaflor y 8 de Talagante, se realizó la certificación del “Plan de Alfabetización “Contigo Aprendo”.

A través de emotivos discursos que realizaron los alumnos en representación de sus comunas, agradecieron la oportunidad brindada por la Gobernación, la Dirección de Educación y la Municipalidad de Talagante, para optar a la educación básica, la que entregará herramientas para enfrentar de mejor manera y con más seguridad el día a día.

Dicho plan, es una iniciativa educativa gratuita de inclusión social, impulsada por el Ministerio de Educación, cuyo objetivo es  que las personas aprendan a leer, escribir, desarrollen su pensamiento matemático y alcancen aprendizajes que les permitan certificar 4° año básico. Todo esto en un ambiente de estudio colaborativo, compartiendo experiencias y aprendiendo en grupo.

Pueden participar todas las personas mayores de 15 años que no saben leer, no saben escribir y/o cuentan con menos de 4 años de escolaridad.

Las personas extranjeras también pueden ser estudiantes del Plan siempre que cumplan con los requisitos señalados. Sin embargo, para rendir examen y eventualmente certificar el cuarto año básico, las personas deberán presentar el rut nacional. Por este motivo los extranjeros residentes deberán estar en posesión de este documento un mes antes de la examinación.

Algunas de las  características de las clases: son personalizadas y se trabaja en grupos de entre 8 y 12 personas, se utilizan textos de estudio, especialmente elaborados por el Ministerio de Educación, para el Plan de Alfabetización Contigo Aprendo, se realizan entre los meses de mayo y diciembre y el horario se establece de común acuerdo en cada grupo. El tiempo destinado para esta actividad es de 7 horas semanales como mínimo, que pueden ser distribuidas en dos o tres sesiones.

Y finalmente, las sesiones o clases se realizan en diferentes lugares como escuelas, liceos, bibliotecas públicas, sedes vecinales, gremiales, parroquiales u otros locales cercanos al domicilio o trabajo de las y los estudiantes.