Tras 28 años al servicio de un partido que ayudó a fundar tal, como él lo dijo, el actual diputado, Pepe Auth renunció a su domicilio político, entregando diversos argumentos que van desde la forma hasta el fondo.

Para nadie es una novedad que el diputado Pepe Auth es partidario de generar una fusión PPD-PS, es más, para el aniversario de nuestra colectividad, el parlamentario continuó acuñando esta tesis y enarbolando las deficiencias cognitivas del PPD.

No es fácil preguntarse cuándo es que el legislador tomó esta decisión, si tiene que ver con el fondo o con la forma en cómo su relación después de ser presidente del PPD comenzó a cambiar. Para esto, hay que tener claro algunos momentos políticos trascendentales en la vida del compañero Pepe Auth.

La elección donde Auth fue electo por primera vez diputado por el distrito 20, estuvo llena de complejidades: un distrito al cual no pertenecía y el más grande de Chile en cuanto a número de habitantes, sumado a que, en ese proceso, al frente se encontraba el diputado también apoyado por el PPD -en 2004- Álvaro Escobar, el mismo que hoy en día conduce un programa de televisión y reitera cada vez que es consultado sobre el tema político una única frase: “ Yo no volvería a la política por nada del mundo”.

Para muchos como yo que desayunamos, almorzamos y cenamos política, es algo casi irrisorio, porque si no estamos en la actividad política sentimos que nos falta el aire y, eso, ocurre cuando hay verdadera vocación. Alguien se estará preguntando, ¿qué tiene que ver Álvaro Escobar en la decisión de Pepe Auth? La respuesta es una: directamente nada, pero si vale la pena señalar que Álvaro Escobar marcó a fuego a Pepe, ya que éste le ganó y gracias al sistema binominal, inexistente hoy gracias al compañero Rodrigo Peñailillo, Auth pudo ocupar una plaza en el parlamento.

Este hecho anterior tiñe de obscuridad el trabajo de un parlamentario del tonelaje que lo fue Pepe, un diputado, ex presidente de partido, donde bajo su presidencia el PPD logró los mejores números de sus tiempos. En términos personales, creo que Pepe Auth es un tipo que sabe “sumar y dividir muy bien” y con esta frase no me refiero a las matemáticas, sino a un experto electoral, calificativo que ganó dentro del PPD y la Concertación, porque ¡para que vamos a andar con cosas, a muchos de la vieja guardia se les quedaba el ábaco en la casa!

Esta relación de suma y divisiones, lo llevó a formar su propio sector dentro del que lo une a Álvaro Escobar y a Guido Girardi, el gran impulsor de la carrera del experto electoral, quien lo llevó a gozar de todos los privilegios posibles. Esta amistad y relación política construyó una fuerza inimaginable dentro del PPD, en el año donde Pepe Auth fue presidente. El llamado laguismo interno fue muy mermado, figuras como Ricardo Lagos weber, Carolina Tohá y Francisco Vidal estaban más preocupados de hacer gobierno que de la construcción interna es, por ello, que desde este espacio el girardismo encabezado por Pepe Auth y conformado por grandes personas y otras deleznables, logró configurar un nuevo ethos del girardismo y éste fue el crecimiento exacerbado de esta tendencia, lote o sector, el problema de ganarlo todo es que el poder no es contrastado, sino sólo deseado.

El deseo de poder de mucha gente creó groseras fisuras en el girardismo y fueron tan profundas que quien sucedió a Pepe Auth fue Carolina Tohá. El poder había sumergido no a Girardi, él como gran senador que es lograba llevar una vida política normal, pero su sector por dentro hacía aguas y la solución fue sustraer algunos privilegios, entre ellos, reducir las esferas del poder a lo más mínimo, sacarle sillas a la mesa sobre todo las de guagua.

En ese momento, Pepe Auth, en construcción, vio cooptado un crecimiento que venía siendo natural desde su punto de vista, porque la carrera senatorial se le alejaba cada vez más, hecho directamente proporcional cuando se distanciaba la carrera presidencial de Guido Girardi. Esto lo llevó a contraerse en su distrito y poner en tensión las decisiones con Girardi, ejerciendo la soberanía política de su territorio: el génesis de la renuncia de Pepe Auth se construyó con papel y pluma de Girardi.

Yo creo, fielmente, en los fondos argumentales de Pepe Auth, pero también que la extensión del argumento lo llevó a quebrarse. El PPD no es para nada un partido sin ideas, es un partido robusto con presencia en todo el país, con 47 alcaldes, más de 270 concejales, 14 diputados y 6 senadores, ¡ya se querría cualquier partido esos números!. Es cierto que ese escenario, Pepe Auth lo ayudó a construir, pero se diluyó cuando se mezcló la falsa creencia de la inspiración con la minimización de privilegios.

Es, exactamente, lo mismo que sucedió con Álvaro Escobar y su ruptura con una forma de hacer política, lo llevó, hoy, a odiarla. Auth y Escobar unidos y separados por el mismo padre.

Pepe Auth seguirá siendo un aporte al PPD y la bancada no le negó el espacio de participación, es más, lo motivó a continuar su trabajo legislativo en el comité del Partido por la Democracia.

Amauri Quilaleo,

Secretario General Nacional Juventud PPD.