En virtud de un oficio enviado el pasado 4 de agosto al Servel por el senador Antonio Horvath, debido al aumento de electores en algunas comunas de la región, como Lago Verde, Villa O’Higgins o Tortel, con miras a influir en el resultado de las próximas elecciones municipales del 23 de octubre, fue el propio parlamentario quien dio cuenta del resultado de esa consulta.

“Esto obedece, más que a una inquietud, a una sana preocupación de las personas de las comunas que tienen pocos habitantes, en las cuales, por la vía de declarar residencia de personas que no viven habitualmente en el lugar, se puede influir en la decisión y en la elección de una autoridad comunal o un concejal”, explicó el senador.

Horvath comentó que en el marco de las próximas municipales esta misma situación ya ha sucedido en la región de Antofagasta, en la comuna de Sierra Gorda, y que el Servicio Electoral corrigió la irregularidad. “Ahí el Servel se querelló y se logró inhabilitar a las personas que no residían en la comuna”.

Según explicó el senador Horvath, trasladar gente de manera artificial a otra comuna pone en riesgo la soberanía popular. “Naturalmente que existe un riesgo en el hecho de que los alcaldes que resulten electos de esta manera, no tengan el efectivo respaldo de la ciudadanía”.

En relación al oficio del 4 de agosto enviado por el senador Horvath a la directora del Servicio Electoral, a través del presidente del Senado, el legislador por Aysén sostuvo que la respuesta entregada por el Servel “nos da los porcentajes de crecimiento por sobre lo normal, hay una comuna como Lago Verde con un 26 por ciento, y desde luego que uno puede entender que, habiendo más de un cuarto de los electores, eso puede incidir fundamentalmente en el resultado de una elección”.

En este sentido, el senador de Somos Aysén, dijo estar convencido de que hay que continuar con el mismo planteamiento antes de la próxima elección del 23 de octubre. “Quiero hacer un llamado a las personas que realmente habitan ahí, a pedirle a quienes no residen que se abstengan de votar”.

Una influencia que Horvath relevó como negativa para los intereses de los vecinos de las comunas afectadas. “Desde luego, qué responsabilidad posterior puede tener una persona que no vive en el lugar, sobre todo en el nivel comunal, por haber ejercido un sufragio, especialmente por una persona que no necesariamente es lo que quieren los habitantes permanentes de la comuna”.

Horvath sostuvo que la votación de personas ajenas a la comuna no es comparable con el reconocimiento al derecho a sufragio de los chilenos en el exterior, quienes sí pueden votar en las elecciones presidenciales. “Todos los chilenos que viven en el extranjero y que quieran mantener un vínculo real con nuestro país, pueden votar, incluso, en red”.