Connect with us

Presidente de las Iglesias Evangélicas ex Agente de la CNI

Política Nacional

Presidente de las Iglesias Evangélicas ex Agente de la CNI

Por: Carlos Felipe Villa
Periodista
Aporte Agencia EFE

 

Con las declaraciones efectuadas a agencia EFE, el Presidente de las Iglesias Evangélicas Roberto López Rojas confesó, sin arrepentimientos y con orgullo, haber sido parte del peor organismo del estado chileno durante la Dictadura Militar, la CNI. Además, también participó en la Dirección de Inteligencia de la Armada.

 

Así lo corroboró la Agencia EFE a través de documentos de la Armada a los que tuvo acceso, y en una entrevista que realizó al propio obispo, quien aseguró no estar involucrado en “ningún crimen” y sentirse “honrado” de haber cumplido las funciones que se le asignaron como suboficial de la institución naval.

 

En su formación como agente, realizó cursos de perfeccionamiento en la CNI y en la Marina (donde también operó como agente de la Dirección de Inteligencia de la Armada, Dirinta), entre ellos de “Inteligencia Naval”, “Capacitación de inteligencia operacional” y “Guerra especial”.

 

Su condición de agente aparece confirmada en el “Oficio Ordinario número 1505/0323/1590 INT”, de la Marina, al que tuvo acceso EFE.

 

El documento no detalla qué funciones cumplió el obispo en los organismos donde estuvo, pero señala que López también cumplió tareas en el Estado Mayor de la Defensa Nacional.

 

En entrevista con EFE, Roberto López confirmó su paso por todos los organismos mencionados, aunque al señalársele la necesidad de grabar algunas de sus respuestas, además de tomar notas, se negó y puso como condición la presencia de un abogado en una nueva reunión, que él convocaría. Posteriormente cambió de opinión y no accedió a una nueva entrevista.

 

Roberto López no aparece involucrado en delitos de lesa humanidad y asegura que no se avergüenza de su pasado.

 

Preguntado si no se considera moralmente impedido de encabezar una institución que aboga por la paz y los derechos humanos, tras haber estado en organismos represivos que violaron esos derechos, como la CNI y los servicios de inteligencia de la Armada, expresó que “no”.

 

“Por el contrario, a mucha honra, me siento orgulloso de haber cumplido mis funciones, pues nunca estuve involucrado en ningún crimen”, repuso.

En consecuencia, el desagravio sufrido en el tedeum evangélico por la Presidenta M, Bachelet, tiene un sesgo que, a la fecha, aún los organismos de seguridad funcionan y son parte de una derecha que se siente perdida en las próximas elecciones al provocar un ambiente insostenible en el Chile de hoy.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top