Tedros Adhanom Ghebreyesus/EFE/EPA/MARTIAL TREZZINI/Archivo.

Los 39 millones de dosis de la vacuna anticovid que se han administrado ya en el planeta, solamente 25 unidades (es decir, un 0,00006%) han sido inoculadas a personas en países pobres.

La información fue entregada por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en el discurso de apertura del Comité Ejecutivo de la OMS, donde criticó la situación y planteó la necesidad de realizar un reparto más equitativo. “El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de ese fracaso, se pagará con vidas y empleos en los países más pobres”. 

Tedros recordó que las vacunas para la pandemia de la gripe A que emergió en 2009 no llegaron a los países en desarrollo hasta después de que terminara aquella crisis y que los fármacos para portadores del virus VIH llegaron a los afectados en las naciones pobres una década después que en las ricas; errores que no deberian repetirse.

“La reciente emergencia de variantes del coronavirus altamente contagiosas hace que el despliegue rápido y equitativo de las vacunas sea aún más importante”, insistió Tedros.

“No sería justo que adultos jóvenes y sanos en los países ricos se vacunen antes de que puedan hacerlo trabajadores sanitarios y personas mayores en los países más pobres” señaló, asegurando que “habrá dosis para todos, pero ahora debemos actuar como una gran familia para dar prioridad a los que están en más riesgo”.

Tedros, también, lamentó que “algunos países estén dando prioridad a acuerdos bilaterales” para la adquisición de vacunas, lo que en su opinión está encareciendo los precios de las dosis.

Fue un artículo del diario New York Times el que mostró cómo las potencias mundiales se pusieron primeros en la fila de compra de las vacunas para combatir la pandemia del coronavirus.

Al revisar la lista, tras Canadá, Estados Unidos, el Reino Unido, la Unión Europea y Australia, apareció sorpresivamente uno en vías de desarrollo: Chile.

Fue en agosto que el subsecretario de Relaciones Internacionales, Rodrigo Yáñez, comenzó las tratativas con diversos laboratorios para alcanzar acuerdos en la compra de las dosis necesarias de vacunas contra el Covid-19 para prácticamente toda la población. Yáñez, en conversación con Radio PAUTA explicó que lo importante fue la gestión temprana y haber utilizado sus redes, apoyadas por las diversas embajadas. La gestión, señaló “Fue clave no haber puesto todos los huevos en una misma canasta, en una vacuna o una que se ensayara en Chile […]”.

En total, la Subsecretaría de Relaciones Internacionales alcanzó un acuerdo para la compra de 36 millones de dosis. Moderna no está en el acuerdo, pero se sigue en conversaciones. Sin ir más lejos, ya se habla con Rusia, para conocer detalles y evolución en el desarrollo de la Sputnik V.

¿Cuál es el valor de la vacuna?

Pfizer y su socio BioNTech han dicho que su vacuna costará US$ 19,50 por dosis en EE. UU. Es probable que sea demasiado para los países más pobres, incluso con descuento, especialmente dado el costo de los requisitos de almacenamiento en congelación que requiere la vacuna. Por su parte, la vacuna de AstraZeneca cuesta de US$ 4 a US$ 5 por dosis y es la gran esperanza para el mundo en desarrollo en este momento.

La OMS se ha fijado el objetivo de lograr en 2021 que, al menos, un 20 por ciento de la población mundial esté vacunada. Aunque se considera que para lograr una inmunidad de grupo que venza, definitivamente, al coronavirus SARS-SoV-2 el porcentaje deberá subir en los siguientes años hasta el 70 por ciento Pese a las desigualdades, Tedros aseguró que aún no es tarde para revertir la situación y pidió a la comunidad internacional “trabajar conjuntamente para que en los cien primeros días de este año la vacunación de trabajadores sanitarios y personas mayores esté en marcha en todos los países”.