La secretaria de Estado llamó a diferenciar de aquellos que hacen un uso adecuado de este instrumento legal y quienes hacen uso “incorrecto y abusivo”.

La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Javiera Blanco, junto al subsecretario de Justicia, Ignacio Suárez, se refirió este viernes a las desvinculaciones de 123 funcionarios de Gendarmería que se realizarán producto de la constatación de un uso irregular y abusivo de licencias médicas.

Ambas autoridades estuvieron acompañadas por el nuevo director nacional de la institución penitenciaria, Jaime Rojas Flores, quien asumió hoy en el cargo.

La secretaria de Estado señaló que este proceso de análisis se hizo sobre un universo de 596 casos que tras ser analizados exhaustivamente arrojó un total de 61 casos “justificados”, ya que habían utilizado en forma adecuada el instrumento al presentar ausencia laboral por más de seis meses, durante un período de dos años por afecciones de salud graves.

La secretaria de Estado señaló que otros 412 casos se encuentran aún siendo estudiados por la Comisión Médica Local para determinar “si procede o no la desvinculación”.

“Lo primero que quiero decir es que Gendarmería es una institución proba, sus funcionarios arriesgan todos los días su vida, su trabajo en la mayoría de los casos es intachable, por eso la situación de unos pocos no puede enlodar al trabajo del resto de funcionarios”, sentenció la ministra Blanco.

La secretaria de Estado aseguró que con las desvinculaciones “no se pone en riesgo la continuidad, ni la operatividad del servicio”, porque estas personas al estar haciendo un uso indebido de la licencias no se encontraban prestando ningún servicio y estaban siendo reemplazados debidamente.

El subsecretario de Justicia, Ignacio Suárez, en tanto, detalló las medidas que ya se instruyeron a la Dirección Nacional del servicio penitenciario.

Entre ellas, destacó la solicitud de varias auditorías por las asignaciones de funciones críticas y eventuales abultamientos de las remuneraciones y sumarios administrativos, trámite para el que designó al Jefe de Unidad de la Fiscalía del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Ciro Cornejo, quien deberá darle mayor agilidad a este procedimiento.

También enumeró otras medidas de gestión instruidas al servicio relativas a la contratación de personal, políticas de destinación y traslados basados en criterios técnicos y objetivos, temáticas que serán abordas en conjunto con la dirección nacional de Gendarmería, los gremios y los funcionarios.

“Queremos mejorar la calidad de vida de los funcionarios en la forma y en el fondo, lo que perseguimos es sacar adelante a Gendarmería, su función es esencial en términos de seguridad y reinserción social en el país”, señaló el subsecretario Suárez.  fuente Ministerio  de Justicia