Cómo explicar la paradoja de Chile que, siendo uno de los países que más ha avanzado en el proceso de vacunación de su población contra el covid-19, al mismo tiempo está registrando cifras récord de contagios.

Estos índices fueron tomados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para recordar que la vacunación no es un sustituto a las medidas sanitarias de prevención de contagio.

“Tras la vacunación hay quienes dejan de cumplir medidas tales como el distanciamiento físico, la higiene de manos, la ventilación o el evitar lugares concurridos, y todo eso tiene que continuar junto a la vacunación”, alertó en rueda de prensa la responsable de la unidad técnica anticovid de la OMS, María Van Kerkhove.

Bruce Aylward, asesor de la OMS para el covid-19, explicó que las vacunas están funcionando muy bien, pero que aún no se dispone de una cantidad suficiente de estas “como para cambiar el curso de la pandemia”.

Chile es uno de los países que posee tasas de vacunación que se encuentran entre las más alta por cada 100 personas en el mundo; y casi el 40% de sus ciudadanos ya ha recibido al menos una dosis. Solamente Israel y Emiratos Árabes Unidos han logrado cifras superiores. Con el tiempo podría esperarse que con las vacunaciones bajara el número de casos, pero al parecer tendemos a olvidar que la inmunidad se obtiene un mes después de recibir la segunda dosis. Aun así, las vacunas “son sólo una de las herramientas para frenar los contagios y no podemos descansar sólo en ellas, así que, por favor, sigan tomando el resto de medidas”. Advierte Van Kerkhove.