Connect with us

Salud

Fonasa Plus

Por: Rony Lenz A.

Economista

El anuncio sorprendió a todos los actores y las fuerzas políticas las cuales no supieron cómo reaccionar. En general, las respuestas han sido negativas, tanto de la izquierda como de la propia derecha. De la izquierda negando cualquier iniciativa del gobierno por sólo hecho de provenir de la coalición contraria y motejando de privatizadora la iniciativa para descalificarla de entrada. De la derecha, tomando distancia por el hecho de proponerse el fortalecimiento de una entidad pública, aunque sea relevante para la mayoría de la población.

Tal como lo planteamos, el Instituto de Salud Publica Andrés Bello, el Gobierno recogió la idea de hacer simultáneamente una Reforma al FONASA (FONASA Plus) paralela a la Reforma de ISAPRE (Plan Universal y Fondo Solidario Compensatorio).  Esto implica un cambio mayor en la estrategia legislativa del gobierno toda vez cambia el eje de la reforma de salud desde el sistema privado al sistema público. Un fortalecimiento de FONASA es una idea política más poderosa, a la que ningún chileno se va a oponer, dado que FONASA cubre al 80% de la población.

Este cambio de estrategia es positivo, ya que permite avanzar en introducir cambios en el sistema público de salud y el sistema privado, cautelando los desequilibrios y minimizando el riesgo de traslados masivos de personas de un sector a otro. Genera un escenario político donde es posible construir consensos, estrategia que no se observaba desde la última reforma AUGE. Lo que veíamos en los últimos 4 gobiernos hasta el momento era una lógica política de imponer una visión de sistema de salud a la coalición contraria: La derecha un modelo de multiseguros privados –minimizando el rol del estado- y la izquierda un servicio nacional de salud –excluyendo la actividad privada de la salud-.

La alternativa de un sistema de seguridad social pública abre una tercera opción:  Un fortalecimiento de un seguro nacional público que asegure solidaridad y equidad a nivel del financiamiento y que permita la atención de la población con oferta pública y privada. Es decir, deja espacio para que ambas visiones políticas se sigan fortaleciendo, evitando el veto político, que ha tenido estancado la posibilidad de una reforma al sistema de salud en la última década, a pesar de los fuertes cambios demográficos (envejecimiento) y epidemiológicos (enfermedades crónicas) de la población chilena.

La propuesta, aun a nivel de idea, -elevar la cotización de 7,0% a 8,0% voluntariamente contra una ampliación de beneficios –  recoge la noción de que es necesario flexibilizar las fuentes de financiamiento del sistema público de salud, al permitir que aumente la cotización de salud. Esto tiene tres efectos positivos: i) Más recursos para la salud pública; ii) Menor presión sobre el aporte fiscal –que se puede concentrar en la reforma de educación y pensiones-; y, iii) Mayor control social – de las personas- sobre los prestadores públicos y privados. La propuesta de FONASA Plus va en la dirección correcta.

¿Es este 1,0% adicional una mayor carga financiera para las personas? No necesariamente. Se abren varios escenarios en la discusión, lo cual la hace interesante:

Hoy día la gente ya paga en FONASA en la MLE a través de co-pagos que en promedio son el 60% de este gasto. El 1,0% podría disminuir los co-pagos y hacer más accesible la libre elección de FONASA.

Podría ser que se opte por trasladar un punto porcentual de la reforma de pensiones a salud: Esto es positivo porque los pensionados actuales verían un efecto rápido (menor gasto de bolsillo en salud) y los empresarios se involucrarían más en la salud de los trabajadores (planes colectivos)

Si se incluye bonificación de fármacos entonces le estaríamos proponiendo a la población cambiar gasto de bolsillo por cotizaciones.

La cotización es voluntaria: La gente no va a pagar si la propuesta PLUS no es atractiva. Esto recoge la noción de que Chile es un país de clase media – la gente está ya comprando planes complementarios de salud-.

Habrá que ver si FONASA Plus implica también un cambio en la estrategia de cómo se va a definir el Plan Universal de Salud, ya no en función de la cobertura del sistema privado sino en función del sistema público, tal como se hizo en el GES, lo cual es más razonable.

Habrá que seguir con mucha atención como viene la propuesta concreta del Gobierno, para comentar sobre algo más concreto.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top