Los partidos políticos por definición deben ser el vehículo de la ciudadanía hacia el estado, algunos los piensan como meros peajes, yo los constituyo como peajes ideológicos, de los cuales, algunos pueden pagar y coaptar y otros trabajar en su transformación ideológica, lo primero fue el actuar de grandes compañías que pensando que arrendando un jet y subiendo a presidentes de partidos mantendrían el status quo.

Hay otros que insisten en la transformación interna de los partidos ya que estos para el entendimiento popular viven en un estado de derecho con gobernanza interna, partamos y fundemos la base que los partidos son Mini Estados, para quien es amante de weber le digo inmediatamente que no hay ningún uso legitimo de la fuerza física en los partidos, pero si existe la fuerza ideológica, que para muchos puede ser igual o peor que la fuerza física, este tipo de poder está concentrado en los partidos de forma extraordinaria, ya que la ideología es el oxigeno de estos o así tiende a parecer en la literatura.

Los partidos no viven un Estado de Derecho

Saltando toda la introducción mega utilizada. Desde la Corona, la corte, el Estado Feudal y posteriormente el estado liberal y la actualidad (historia estatal claramente occidental), uno de los grandes avances que pudimos aprender después de innumerables decapitaciones es que los poderes del Estado debían estar Separados, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, es aquí donde me quiero detener y pensar en los partidos Chilenos como mini estados, interrelacionados en una sociedad presidencialista pero que se Federa para ser gobierno.

El poder Ejecutivo es el gobierno en los Estados, en los partidos Políticos es su forma organizacional de toma de decisiones, comités centrales, un hombre un voto o como cada uno haya construido su orgánica, no es menester de este articulo generar críticas a aquello, aunque como Aristóteles no se cual es la mejor democracia pero si la peor, yo me quedo con un hombre un voto. Cada partido soberano en su organización genera círculos de poder los cuales también van transfiriendo el mismo a las esferas limitante en una correlación funcional, he aquí en la funcionalidad donde tenemos una fisura la funcionalidad de un gobierno la establecen los gobernantes en acuerdos, en los partidos no se puede gobernar sin Ganar, en los gobiernos puede sonar absurdo pero se puede gobernar perdiendo ( miremos ministros, subsecretarios o las mismas encuestas), algunos más politizados pueden hablar de que la transferencia de poder se da al interior de los partidos de acuerdo a las tendencias o lotes , esta es una tesis acertada, pero no cumple con el Estado de Derecho ya que aquí la lógica que gobierna es la misma de la corona un rey y su corte, los tribunales supremos de los partidos están compuestos por los mismos militantes ya que operan bajo lógicas de “Criterio Político” cosa que de verdad es un invento para justificar algo injustificable, que a caso las demás personas son unas descriteriadas políticamente, recuerdo un amigo que me decía “hasta nos inventamos un lenguaje para solo entendernos nosotros” esto es parte de aquello, volviendo a las cortes partidarias, en la mayoría de los partidos imaginando que en todos estos, se configuran de acuerdo a una correlación de fuerzas interna y vale señalar que interna, es decir se puede ser juez y parte, si un lote dentro de un partido tiene el poder de instalar el 50+1 del tribunal se gano inmediatamente la Inmunidad, es decir la decisión de la transferencia de poder y la justicia esta coaptada por sí misma, imposibilitando toda acción contraria al poder dominante, estando a merced de que el gobernante o el sector gobernante decida hacer en una decisión intima, interna de la persona, no de acuerdo a principios democráticos, como establecer justicia dentro de los partidos, es decir cuando hablamos de libertas y seguridad dentro de los partidos esta es inexistente en la práctica, pero fértil en sus principios.

De acuerdo a lo que es el poder legislativo dentro de los partidos, podemos generar mayor debate, ya que aquí si encontramos grandes diferencias de cómo crear poder hacia los partidos, hoy los partidos Chilenos se frotan las manos y cuentan día a día sus Diputados  esperando que  ninguno de estos se retire de sus filas ya que ahí están las Lucas que cada partido recibe, cosa que no me parece pero bueno aun no llegamos a hacer leyes, los legisladores de los partidos son todos aquellos con poder de decisión sobre los temas, pero continuamos infringiendo el estado de derecho, esto debe ser regulado y de libre acceso, si vamos a indicadores de transparencia y acountability los partidos Chilenos son los más deficientes, los votos políticos no son respetados, la opinión de comunales y regionales y toda forma organizativa política de los partidos es modificada en sus casas centrales, ejemplos para estos desde 1 a 10 en la escala de izquierda a derecha. Los off-sider que vienen apareciendo desde el 2008 en adelante tienen que ver estrictamente con todo lo que hemos planteado, bajos niveles de decisión de los simples militantes, nula transferencia de poder a las bases, coaptación de libertades internas, nulo derecho de disidencia y así suma y sigue, ahora vamos con nombres, Navarro, Aguilo, Auth, Kast, Meo, Evopoly, Amplitud, Fuerza Pública, los Masones si los masones aquellos que estaban en todos los partidos se aburrieron y ahora crean uno propio (bueno Uds. comprenderán que una de las cosas detonantes de este análisis tiene que ver con el compas y la escuadra). Según lo anterior no hay espacio de la política que no haya sido afectado.

Como se recupera esto? Debe ser una pregunta que rápidamente como un reflejo condicionado nos persigue, es sencillo devolvamos el ESTADO DE DERECHO A LOS PARTIDOS, partiendo por los jóvenes que día a día luchan en contra del incumplimiento de este tipo, la Nueva Política es una sustancia bañada en el conocimiento pero con un centro virtuoso de humildad y humanidad. Y como define Jürgen “El estado es la realidad de la libertad concreta”.