Connect with us

El abandono de la infancia de Chile por Georgina Leiro Rudolphy ,Presidenta Frente Socialdemócrata de Chile

Blogs y Comentarios

El abandono de la infancia de Chile por Georgina Leiro Rudolphy ,Presidenta Frente Socialdemócrata de Chile

Todos los habitantes de este país deberíamos escandalizarnos y conmovernos, al constatar la desprotección y abandono de la infancia y la adolescencia de nuestro país, al conocer las graves cifras de muerte de menores, torturas, malos tratos y conculcación de derechos de las niñas y niños en SENAME; Si, son 1.300 menores fallecidos en once años.

También, es injustificable la conducta indolente e insensible, la elusión de la responsabilidad de varios funcionarios del Estado y personeros de gobierno, al pretender explicar lo inexplicable; de igual forma, el procurar minimizar la responsabilidad e intentar blindar a una cadena de personas que conocieron o que tenían algún tipo de responsabilidad en estos hechos, es una vez más, abandonar a todos aquellos niños que requerían de protección y que el Estado de Chile y nosotros como, ciudadanos, no les dimos.

Chile está incumpliendo en estas materias el inciso 4° del artículo primero de la Constitución, que establece “El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece.

Como asimismo no ha respetado el inciso 4° de esa disposición que indica dentro de los deberes del Estado “dar protección a la población y a la familia… y asegurar el derecho de las personas a participar con igualdad de oportunidades en la vida nacional.

De todas estas normas transgredidas la más importante es la contenida en el inciso segundo del artículo 5°de nuestra Carta Fundamental que ordena imperativamente que “El ejercicio de la soberanía reconoce como limitación el respeto de los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana. Es deber de los órganos del Estado respetar y promover tales derechos, garantizados por esta Constitución, así como por los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigente”

Al respecto, es menester hacer presente que nuestro país el 14 de Agosto de 1990, ratificó la Convención de los Derechos del Niño, Niña y Adolescentes. En este instrumento legal las Naciones Unidas reconoció que la infancia y adolescencia necesitan de una protección y atención especial, a diferencia de los adultos.

En resumen podemos decir que dicho Tratado se fundamenta en cuatro principios fundamentales para la protección de la infancia y adolescencia hasta los 18 años de edad, a saber: i). No discriminación; ii).- Interés superior del niño, niña y adolescente; iii).- Supervivencia; iv).-Desarrollo y protección.

Como así mismo crea el derecho de ser oído, mediante la participación en las decisiones que le afecten al menor o adolescente.

En otras palabras otorga a los niños el derecho a tener una vida plena y digna, con más énfasis si el sujeto de estos derechos tiene una discapacidad física o mental.

La protección de este cuerpo legal dice relación “con tener a quién ocurrir en caso de maltrato o que les hagan daño, el que incluye el derecho a un trato especial en caso de privación de libertad”.

Chile, no obstante la ratificación de esta Convención, está lejos de cumplirla, y ha exacerbado el principio de la subsidiariedad del Estado, manteniendo sólo el 4% de las casas del SENAME y suscribiendo convenio con organismos colaboradores, entregando el 96% de ellas a instituciones privadas como las OCAS , convirtiendo la protección de los menores en un verdadero mercado, realizando periódicamente licitaciones, y en las cuales los dineros estatales para proteger a la infancia, no son recibidos en beneficios por los menores, sino que van a otros fines muy diversos, distorsionando sus estadísticas y balances, llegando al extremo de no reconocer las muertes producidas en esta institución bajo la denominación equívoca de “egresos”
Como ciudadanos, exigimos un cambio radical en la administración, en la contratación de los profesionales y administrativos, en la persecución legal de las responsabilidades, queremos que el Estado se haga cargo de sus responsabilidades y conduzca a la protección eficiente y eficaz de nuestros menores, sin engaños ni disfraces como hasta hoy.
Como país, hemos discriminado, negado la supervivencia, la protección y el derecho de ser oídos a 1,300 niños y adolescentes; uno tras otro hemos fallado.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top