La ONG Infancia y Juventud Chile dio a conocer, en detalle, el Informe Epidemiológico del MINSAL que señala que entre 21 y el 25 de marzo hubo 4.272 NNA contagiados de COVID19, lo que representa el 11,69% de los contagios totales en Chile. Esto significa que más de que cuatro mil niños, niñas y adolescentes se contagiaron de COVID19 en 4 días.

A partir de estas cifras se plantean interrogantes esenciales como ¿Cuán necesario es en este momento la vuelta a clases de los escolares, cuando gran parte de los universitarios no ha vuelto a las clases presenciales?, ¿Es posible  detener la pandemia sin vacunar este segmento de la población?.

Los ensayos de vacunas para niños contra el COVID19 ya empezaron. Lo cual es muy relevante, si se considera que para alcanzar una inmunidad en la población es importante vacunar a los menores, señala  el virólogo alemán  Dr. Drexler.

Un niño recibe gel antibacterial de su maestra en su primer día de clases en Sao Paulo, Brasil.

Los niños tienen que ser vacunados en algún momento, pero hay que asegurarse de que las vacunas sean seguras y eficaces para ellos. Como otros grupos etarios, creo que los niños, actualmente, juegan un papel importante en la continuación de la pandemia. De modo que hasta que no se vacune a los niños no se terminará fácilmente con la pandemia. Tenemos que ir evaluando cómo se va desarrollando el proceso del ensayo en este grupo”, explicó Drexler.

Para el especialista alemán “Los niños son, también, un grupo heterogéneo: no se puede comparar el sistema inmunológico de un niño de un año con un niño de 12 años. Todo eso lo hace un grupo particular. Por ese motivo, los ensayos clínicos recién están comenzando”.

Se señala que los niños son menos propensos a enfermarse y que cuando lo hacen, los efectos son más tenues. Para el Dr. Drexler Los niños no son “superspreaders”. Por ejemplo, una escuela es una aglomeración más de individuos que  se contagian. Lo mismo ocurriría en un estadio de fútbol, en un concierto de música o una manifestación sin mascarillas. Es el mismo contexto con diferentes grupos de edad. Ahora se han abierto las escuelas o jardines de infancia en muchos países y no lo critico, pues entiendo los motivos, pero las consecuencias siempre han sido muy claras: seguirá habiendo contagios”.

Uno de los riesgos del COVID 19 en niños es el PIMS. En Chile se han registrado casi 200 casos con el Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico (PIMS, por sus siglas en inglés), afectando a algunos menores luego de superar el COVID-19. Incluso tres niños han fallecido. ¿Qué se sabe al respecto? Primero hay que enfatizar que es algo muy raro. Ocurre con muy poca frecuencia. Ahora se está tratando con corticoides y la gran mayoría de los niños sale muy bien del hospital en pocos días. El problema que estamos viendo es, por ejemplo, que en algunos casos persiste un daño en los vasos sanguíneos del corazón. Esto puede curarse durante el crecimiento o puede llegar a afectar su salud gravemente. Así, teóricamente, ese niño podría sufrir un infarto de corazón a los 30 años. Entonces, si bien, por un lado es raro, la buena noticia es que es tratable. Por lo tanto, esta es una razón más para -también- tomar en serio la infección por COVID 19 en este grupo etario.