Connect with us

Recorrido por La Habana.Cuba

Rincón Sibarita

Recorrido por La Habana.Cuba

 Tan mágica como controversial, la capital Cubana es la ciudad del momento. Un repaso por sus clásicos y un panorama del cambio del pulso isleño
 
Izquierda: la Catedral de La Habana.. 
 

Aún hoy, aterrizar en Cuba es llegar a un lugar en donde el calendario retrocede 50 años. La gente sale de la panadería con el pan entre las manos, las farmacias son almacenes antiguos con frascos de vidrio, las calles están llenas de autos viejos, el wifi es un lujo de unos pocos y el aire acondicionado escasea en medio del calor sofocante, incluso durante el invierno. Sin embargo, hoy la ciudad es tendencia entre los destinos turísticos internacionales y los viajeros llegan en oleadas para descubrir su encanto antes de que Cuba sea un país muy diferente del que es hoy.

DE MICK JAGGER AL PAPA

 

Desde que la isla retomó las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, luego de medio siglo de un trato conflictivo y embargos comerciales, La Habana recibió a más de tres millones de turistas ansiosos por conocer la capital cubana. Este hecho histórico dio lugar a tres visitas súper importantes y atípicas: Barack Obama, el papa Francisco y los legendarios Rolling Stones, que dieron un megarrecital gratuito para 400.000 fanáticos, siendo el primer evento gigante de rock en la historia de Cuba. Además, la firma francesa Chanel eligió La Habana para el desfile de su colección Crucero 2017 y transformó el Paseo del Prado en una pasarela llena de color y diseño que terminó con una conga a puro ritmo entre modelos, músicos y locales.

LLEGAN LAS MARCAS

La caída de los embargos que trababan el comercio también trajeron un paisaje nuevo a la vida cotidiana, tanto de turistas como de locales: por ejemplo, a partir de este mes, por primera vez en más de 50 años, United Airlines tiene vuelos directos a la capital cubana desde Nueva York y Houston. También llegan las líneas de cruceros a sus puertos e hicieron su desembarco marcas como Netflix, Coca-Cola y Airbnb, con el que se puede buscar alojamiento.

UN TOP TEN DE CLÁSICOS

 

Recorrer la ciudad en un auto vintage descapotable: es una opción divertida para viajar con el viento en la cara al estilo Thelma & Louise. Hay de varios colores (el más pedido es el rosa) y están en la plaza del centro, frente al hotel Inglaterra. La vuelta de una hora arranca en 40 dólares. ¡Acordá el precio antes de subir!

Descubrir las 4 Plazas Coloniales: cada una tiene su propio encanto, tanto de día como de noche. La Plaza de Armas es la más antigua y la preferida por los libreros, que, de lunes a sábado, la copan con sus puestos. Podés comprar joyitas literarias o de historia cubana a muy buen precio. La Plaza de San Francisco de Asís está enfrente del puerto y es uno de los rincones más lindos de la ciudad: el convento, la famosa fuente de los leones, las cafeterías y las boutiques de alrededor forman una postal perfecta. La Plaza Vieja es una de las más coloridas, con las típicas galerías cubanas y sus cafés y restaurantes. Un clásico de esta plaza es la jarra de cerveza artesanal de La Factoría: por 3 CUC, helada y “hecha en casa”. La cuarta y la más nueva es la Plaza de la Catedral, con sus edificios más importantes: la Catedral de San Cristóbal, el Palacio de los Marqueses de Aguas Claras y el Museo de Arte Colonial.

 

Ver el atardecer en el Malecón: es el spot perfecto para despedir la tarde sobre el mar y el lugar preferido por los pescadores, las parejas y los escritores que le dan ese toque romántico a la costanera. Bonus track: si querés sumarle adrenalina, subite a un cocotaxi: una moto con un diseño que simula un coco abierto y lleva hasta tres pasajeros. El precio por un paseo desde La Habana Vieja hasta el Malecón es de 10 CUC.

Caminar de punta a punta el Paseo del Prado: es una de las avenidas más importantes y conecta el Malecón con el centro. Es uno de los paseos más lindos, entre la sombra de los árboles, los faroles negros, los bancos de piedra, los leones de mármol y las mansiones coloniales sin restaurar que la rodean. Si vas el fin de semana, podés ver a los artistas callejeros que exponen y venden sus cuadros a lo largo de la rambla.

 

Perderse por La Habana Vieja: declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es el punto de fusión de turistas y locales. Acá es donde las calles vibran de música, gente y colores en varias esquinas.

Conocer a los artistas plásticos locales: ¡acercate a charlar con ellos y conocer sus historias!, no te vas a arrepentir. Los encontrás en el Taller Experimental de Gráfica, al final del callejón del Chorro.

Visitar el Hotel Nacional: este hotel colonial es un símbolo nacional. En él se hospedaron actores, científicos, políticos y músicos (en las paredes del lobby podés chusmear las fotos autografiadas de las celebrities que durmieron ahí). Date una vuelta por sus jardines y probá el Cuban Sándwich de pan árabe y queso con una piña colada en el bar de la galería.

 
La sede de los artistas locales que podés visitar para conocer sus historias. 

Sentarte a comer en un paladar: son restaurantes privados que dirigen pequeños emprendedores y son los lugares indicados para probar los platos típicos. Agendá los tres más tradicionales: La Guarida, famoso por haber sido locación de la peli Fresa y chocolate; además de la buena comida, su escalera caracol es el escenario perfecto para improvisar unas fotos con tu mejor outfit viajero. Pasá por la calle Concordia 418 y reservá tu mesa con anticipación. La Casa de Liliam es un clásico en el barrio Miramar y, aunque sus precios son un poco más caros, la comida es fresca y abundante. Tomá un taxi hasta la calle 48, entre 13 y 15. Bar Bohemio, en El Vedado, manejado por dos ex bailarinas del Ballet Nacional en una mansión colonial, con terraza y un ambiente copado. Calle 21, esquina 14.

Aprender la historia cubana en el Centro Histórico: vas a encontrar los edificios más emblemáticos, como el Capitolio, el Teatro Nacional, la Real Fábrica de Tabacos Partagás y la estatua de José Martí, el creador del Partido Revolucionario Cubano. Si tenés curiosidad por la historia local, los dos museos más interesantes son el Museo de la Revolución (abre de 10 a 17 y la entrada cuesta 4 CUC) y la Casa José Martí.

 

Ver La Habana desde la altura: andá a la Fortaleza del Morro y subí al mirador del Faro por solo 2 CUC. Si querés ver el centro iluminado, subí de noche a la terraza del hotel Inglaterra, justo enfrente del Parque Central. Para una vista colorida, subí hasta el último piso del edificio de La Guarida y sorprendete.

EL VIAJE DE CHIARA FERRAGNI

La it girl dijo presente en La Habana y compartió con sus millones de seguidores los imperdibles de su itinerario. Eligió un auto vintage para recorrer la ciudad de punta a punta y despidió la tarde con una copa de vino blanco sobre el mar. Compró sombreros y bikinis hechos a mano, desfiló sus looks de verano (¡cancherísimos!) por las calles de La Habana Vieja y descansó como una reina en el Hotel Nacional. Entre tanto city tour, no quiso perderse los sabores locales y llegó hasta el barrio El Vedado para probar el famoso helado de Coppelia. Siempre atenta a sus fans, siguió sus consejos y se animó a subir a uno de los clásicos balcones de La Guarida para ver la ciudad desde arriba. Además, se movió por la ciudad en cocotaxi. Y antes de partir, pidió su cóctel preferido: piña & espresso, mitad piña colada, mitad café.

 
Dicen que acá se comen los mejores helados del mundo. ¡Tendremos que ir a chequear el dato!. 

CÓMO LLEGAR

En AeroMéxico suele haber ofertas y buenos precios desde Buenos Aires haciendo una escala en México DF, desde $18.535.

DÓNDE DORMIR

La opción más económica y recomendada es hospedarte en una casa de familia. Además de ahorrar bastante, vas a conocer la vida de los cubanos de cerca. Si querés reservar con anticipación, escribile a Ana (analinacuba@gmail.com o mirá su webwww.anahavana.com). Su casa es una de las más rankeadas por los viajeros y si no tiene lugar, ella se ocupa de ubicarte en otra. El precio de una habitación doble ronda los 25/30 dólares por noche.

PARA COMER

Entre dulce y salado, te damos un listadito de los clásicos manjares que no deberías dejar de probar.

Un cucurucho de chiviricos: sigue siendo un clásico de las abuelas cubanas y consiste de una masa frita muy finita con una lluvia de azúcar. Lo venden en la calle por 2 CUC envuelto en un cono de papel. Y se convierte en el bocado perfecto para agregarle sabor al city tour.

El helado de Coppelia: según los locales, es el helado “más rico y más barato del mundo”. En el centro de El Vedado, sobre la Avenida de la Rampa, vas a encontrar algo similar a un food truck pero de helados, con toldo y mesas. Siempre hay fila, así que tené un poco de paciencia y andá pensando los gustos mientras esperás.

Dulce de boniatillo: es un postre típico de la isla a base de boniato -que sería nuestra batata-, leche condensada y canela. ¡Te juramos que es un bocado de felicidad súper dulce! También lo hacen en versión “borracho” con vino y ron o “a la chispa” con pasas de uva y manteca. Probá el clásico en Bianchini, una mini-dulcería en la Plaza de la Catedral, sobre la calle San Ignacio 68.

 

Coco pa’ llevar: es tu mejor aliado a la hora de aliviar el calor y hacer una pausa entre tanta caminata. Te lo cortan en el momento en los puestos de la calle y solo cuesta 3 CUC. ¡Ideal para refrescar el paladar y probar un sabor bien local!

Moros & Cristianos: es la versión cubana del “arroz con frijoles” caribeño y lleva porotos negros con arroz blanco bien condimentado, con ajo, cebolla, laurel y perejil.

Yuca con mojo: suele ser un acompañamiento, pero también podés pedirlo para picotear: se hace con raíces de yuca (que es lo que nosotros conocemos como mandioca), marinada en aceite de oliva, ajo y lima. ¡Solo apto para paladares curiosos!

¿DÓNDE PROBAR EL MEJOR RON?

  • Dos Hermanos: en la Avenida del Puerto de La Habana Vieja, este bar parece quedado en el tiempo, pero sigue atrayendo a turistas y habaneros, en un ambiente relajado y menos concurrido que los bares más famosos. ¿Qué pedir? Un Dos Hermanos: ron blanco, ron añejo y un chorrito de limón.
  • El Floridita: uno de los bares más míticos de la ciudad y el preferido por Ernest Hemingway, al que, según cuenta la leyenda, lo vieron tomar trece daiquiris dobles en una visita. Probá el daiquiri “original” del escritor: de limón, a 6 CUC, y sale con batatitas fritas.
  • La Bodeguita del Medio: es la casa de los famosos mojitos que sedujeron al mismo escritor y se convirtió en otro de sus refugios preferidos. Vaso de mojito en mano, buscá en las paredes las firmas de sus visitantes, como Fidel Castro.
  • 304 O’Reilly: su nombre es la dirección y es un bar chiquito pero con muy buena onda en donde podés probar los cócteles más exóticos y las variantes de los clásicos, como el mojito de sandía o el daiquiri de mango.

“LA CURIOSIDAD NO DESCANSA”

Por Andy Clar creadora de Chicas en NY

Amé visitar cada rincón de la ciudad y charlar con cada cubano con el que me crucé y que me regaló su propia versión de la historia. Mi pregunta constante era si había habido cambios después de la visita de Obama, y la respuesta de todos fue unánime: “Acá, las cosas no van a ser tan fáciles de cambiar”. Por ahora, hay diferentes miradas, opiniones y vivencias… Todas profundas y válidas, todas sinceras. Algunos tienen la esperanza de un gran cambio y otros le temen, pero lo cierto es que por ahora -desde la asunción de Raúl Castro como presidente- no hubo más.

En las calles no existe la violencia, eso me conmovió mucho y me sorprendió. La gente vive en una situación muy humilde, pero jamás surge una cuestión violenta. Sí te puede pasar que algunos se acerquen y te pidan algo, pero, en general, es de manera respetuosa, y podés pasear por barrios que en otras ciudades te darían miedo sin que nada suceda.

Texto y fotos de Sofía Stavrou.

¿Conocés este destino? ¿Qué fue lo que más te gustó? Además te mostramosViajeras crónicas: quiénes son las chicas que viven con la mochila a cuestas

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top